El perrito revoltoso

RESULTA QUE al Tío un amigo le regaló un perrito. Pero cuando lo llevó a la casa, Doña Peta no quiso saber nada, porque los perros necesitan espacio y hacen desastres.

– Pero éste no va a hacer nada malo – dijo el Tío. – Yo me voy a ocupar de que esté todo ordenado y limpio.

– Vas a ver que yo tengo razón…

– Tiene cara de ser muy educado y obediente – insistió el Tío.

Continuar leyendo «El perrito revoltoso»

Monstruos

Resulta que Pifucio, su mamá y Plomín fueron a visitar el Castillo de los Monstruos. La mamá les explicó que era un lugar en un Shopping donde se pagaba una entrada y unos actores disfrazados asustaban a los visitantes. Pero Pifucio le contó a Plomín que era de verdad muy misterioso y aterrador.

Cuando llegaron a la ventanilla donde se sacaban entradas, Pifucio gritó:

– Ay que monstruo más feo, me dá mucho susto! Socorro!

Continuar leyendo «Monstruos»