El juego de decir que no

Querés jugar a la mancha ? – preguntó Plomí n a Go nzalo.

– No, no quiero. Mejor juguemos a la pelota…dijo Gonzalo

– No, si vos querés yo no quiero, dijo Plomín tenía muchas ganas de molestar a los demás.

Gonzalo preguntó: – ¿A qué querés jugar?

Y Plomín le dijo: – A decir que no a todo.

Entonces le preguntó a Martina:

– ¿Querés jugar al juego de decir que no?

– No. – le contestó Martina.

– Yo también.

– Pero yo te dije que no quería jugar.

– Es que estás jugando.

– Pero no quiero.

– Pero al juego de decir que no, se juega diciendo que no.

– Entonces te digo que sí.

– Qué suerte. Yo también quiero jugar con vos al juego de decir que no.

Al final lo mandaron a que jugara con Berberecho. A Berberecho el juego le gustó, y estuvieron con eso un rato largo. Al final Plomín se aburrió, y no quiso volver a jugar con nadie al juego de decir que nó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *