El nombre del conejo

RESULTA QUE en el jardín de infantes tenían un conejo, y había que ponerle nombre. Martina le quería poner Martincita.

Berberecho le quería poner Berberechito.

Plomín le quería poner Plomincito.

Pifucio le querí a poner Federiquito.

La maestra propuso ponerle algún nombre bien de conejos. Los chicos dijeron: Orejita. Naricita. Bigotito. Colita. Conejín.

Pero no se ponían de acuerdo. Martina gritaba: ¡Martincita! Plomín: ¡Plominicito! Y los demás opinaban y discutían todos a la vez.

Para tomar una decisión, la maestra decidió hacer un sorteo. Todos estuvieron de acuerdo.

Cada chico pensó el nombre que más le gustaba, y se lo dijo a la maestra, que anotó los nombres en pedacitos de papel. Cuando terminó, puso todos los papeles en el sombrero del profesor Romualdo.

La elegida para sacar un papel fue Martina. Todos miraban ansiosos mientras se lo alcanzaba a la maestra para que lo leyera.

– A ver a ver… – dijo la maestra. – Acá está el papel con el nombre para el conejo… y dice… y dice… ¿Qué dice? Dice «Quince pesos». ¿Eh? ¿Cómo puede ser? Yo no me acuerdo de haber escrito Quince pesos. Además, no es nombre de conejo. Y esta no es mi letra.

– ¿Y entonces quien lo escribió? – preguntó Pifucio.

– No tengo idea – dijo la maestra. Le preguntó al dueño del sombrero, pero Romualdo tampoco sabía nada.

La maestra pensó un rato y al final puso cara de haber encontrado la respuesta.

– Ya sé lo que pasó. Resulta que todos los sombreros tienen una etiqueta con el precio. Hay sombreros que cuestan 10 pesos, 20 pesos o 15 pesos, cómo éste. Cuando Martina revolvió los papeles con la mano, la etiqueta se salió, y por eso la sacamos al hacer el sorteo.

– ¿Y ahora que hacemos? – preguntó Juan.

– Saquemos otro papel – propuso la maestra.

– De ninguna manera – contestó Martina. Yo saqué ese papel y ése va a ser el nombre de nuestro conejo. A mí no me importa que sea el precio del sombrero de Romualdo. El conejo se va a llamar Quince Pesos y listo.

Y fue así que al conejo Quince Pesos le quedó de nombre Quince Pesos. Un nombre de lo más original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *