Los ratoncitos hambrientos

RESULTA QUE la mamá de Pifucio estaba preparando una rica torta, y le parecía raro que siempre le faltara algo: un pedazo de chocolate, una galletita, una nuez.

– ¿Vos te comiste mis ingredientes de la torta, Pifucio? – le preguntó.

– No, yo no fui. – le contestó Pifucio.

– ¿No habrá ratoncitos en esta casa? – pensó la mamá. Y se fue a comprar trampas para cazar ratones.

A Pifucio le gustó la idea de tener un ratoncito y darle de comer y cuidarlo, pero la mamá no quiso saber de nada, porque dijo que los ratones son muy ham­brientos y sinvergüenzas.

En los días siguientes siguió faltando comida de la cocina, y la mamá empezó a sospechar algo raro.

Un día, mientras le ponía azúcar al té, vio un montón de puntitos negros que se movían en la azucarera:

– ¡Hormigas!. – dijo – ¿Habrán sido ellas las que se comieron mi comida ?

La mamá miró adonde iban las hormigas, y vio una fila larga que recorría la cocina, el líving, la pieza de Pifucio… y que se metía abajo de su cama.

Y abajo de la cama, encontró… ¡toda la comida que le faltaba!.

Allí estaban el chocolate, las galletitas y las nueces. Más unas cuantas cosas más.

– ¡Pifucio! – dijo la mamá.

– ¿Qué mamá?

– ¿Vos sabes que hace esta comida abajo de tu cama?

– ¿Qué comida? ¿Qué cama?

– No te hagas el tonto, Pifucio.

– ¿Qué Pifucio?

– ¡Vos!

– Ah sí. Bueno, este, te voy a explicar. Resulta, que,…

– ¿Qué qué?

– ¿Qué qué, qué?

– Qué, qué, qué, ¡que me voy a enojar si no me contestás!

Pifucio le contó que había puesto esa comida porque le daban pena los ratoncitos, y no quería que pasasen hambre. Entonces la mamá le explicó que no se puede dejar comida tirada, por­que se llena de olor y bichos, y que los ratoncitos pueden conseguir su comida en otro lado. Limpiaron bien abajo de la cama, y pusieron veneno para las hormigas.

– Y ahora, este té con hormigas lo tengo que tirar.

– No mamá, no lo tires – le pidió Pifucio. ¿No lo podemos poner abajo de la cama? Después de tanta comida, los ratoncitos van a querer tomarse un té.

ratones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *