Los versitos de Martina

RESULTA QUE los nenes estaban comiendo el postre, y Berberecho se había servido una porción enorme de frutillas con crema.

Martina se había quedado con ganas de comer más frutillas, pero él no le quería convidar. Entonces ella le cantó:

– Berberecho, mirá un ratón caminando por el techo…

Berberecho miró y no vio nada, y mientras tanto Martina le sacó una frutilla.

Al rato le dijo:

– Berberecho, tenés una cucaracha en el pecho…

Mientras miraba y no veía nada, Martina le sacó otra frutilla.

Al rato dijo:

– Berberecho, si no te limpiás los mocos te echo…

Berberecho se fue al baño a limpiar los mocos, y Martina le sacó otra frutilla.

Después le cantó:

– Berberecho, tenés el nudo del zapato deshecho…

Berberecho se agachó para atarse el cordón y … una frutilla menos.

Cuando Berberecho vio que le faltaban un montón de frutillas se puso a llorar, y le fue a contar a la maestra:

– Señorita, Martina me canta versitos que riman con Berberecho y me saca las frutillas…

La señorita le dijo:

– Decíle un versito vos también.

Berberecho volvió a la mesa y dijo:

– Martina, están repartiendo helado en la cocina.

A Martina se le hizo agua la boca. Allí nomás se fue a la cocina a buscar el helado, y Berberecho aprovechó para comerle unas frutillas.

8 opiniones en “Los versitos de Martina”

Responder a MARCELA Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *